El Impacto de los Reflejos Primitivos en la Función

Un reflejo es la respuesta estereotipada o repetida ante un estímulo. Los reflejos primitivos son esenciales en el desarrollo normal, ya que preparan a los niños para ejecutar movimientos de mayor complejidad: rodarse, sentarse, gatear y ponerse de pie.

Los reflejos primitivos son visibles desde el nacimiento y se integran de forma normal entre los 6 y 12 meses de vida. Algunas lesiones neurológicas pueden presentar reflejos primitivos que se observan como posturas y movimientos atípicos. Un ejemplo claro es el reflejo de prensión palmar; cuando le tomamos la mano a un bebé responde con el cierre de los dedos de la mano. Su aparición se considera normal al nacimiento pero disminuye o se integra alrededor de los tres meses de edad; su integración permite que el bebé logre tomar o soltar una sonaja.

th

En el desarrollo normal, estos reflejos primitivos disminuyen a fin de que se puedan manifestar los patrones superiores de enderezamiento y equilibrio, que permiten lograr la marcha independiente y habilidades de psicomotricidad más complejas: correr, saltar, brincar en un pie.

Los reflejos primitivos son relevantes porque su integración permite ejecutar nuevas habilidades. También, son de utilidad para detectar trastornos en el desarrollo que limitan la independencia y funcionalidad del individuo.

shutterstock_45514123

Otro reflejo que podría condicionar la postura y aprendizaje de un niño es el “Reflejo Tónico Asimétrico del Cuello” (RTAC), el cual se activa como resultado del giro de la cabeza a uno de los lados. A medida que la cabeza se gira, se estiran el brazo y la pierna del mismo lado. El RTAC se integra a los seis meses de edad; si el reflejo permanece activo después de este periodo, puede afectar la coordinación ojo-mano y a nivel funcional el proceso de lecto–escritura.

El tratamiento basado en Neurodesarrollo, contempla que la falta de maduración de estos reflejos afecta la activación de las reacciones de enderezamiento y equilibrio. El niño que presenta problemas de equilibrio, intenta protegerse de manera constante con la apertura de los brazos al pararse sobre un pie, repercutiendo de forma negativa en su agilidad para ejecutar actividades bimanuales: lanzar, cachar, trazar y recortar.

PIE

El tratamiento tiene como objetivo inhibir los reflejos primitivos al activar las reacciones de enderezamiento y equilibrio. Por ejemplo, al activar el tronco en decúbito prono, los brazos se colocan a los lados de la cabeza y se facilita la extensión del tronco en contra de la gravedad, inhibiendo el apoyo del cuerpo en las manos. Conforme el tratamiento evoluciona, las actividades requieren mayor equilibrio y le es posible mantenerse de pie en un balancín sin perder el balance.

foto_ledra_fisio_4miercoles-mudo-equilibrio_zpse1f8392a

 

Por: Adriana Magos, Fisioterapeuta de Rehabilita-T

cropped-logo-11.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s